HISTORIA

La historia de Sancho II de Castilla

Sancho II de Castilla, conocido como «El Fuerte» era hijo  primogénito del rey Fernando I de León y de su esposa, la reina Sancha de León, nació cuando sus padres eran ya reyes de León. Sus hermanos fueron Alfonso VI de León, las infantas Elvira de Toro y Urraca de Zamora, y el rey García de Galicia, a quien despojó del trono gallego. Pasó los primeros años en Castilla donde aparece confirmando documentos en varios monasterios.

Nacido en 1038 en Zamora. Al fallecer Fernando I en 1065, los dominios de Castilla y de León se repartieron entre sus hijos. El reino de Castilla le correspondió a Sancho

A Sancho le correspondió el estado patrimonial de su padre, el Condado de Castilla, elevado a categoría de reino, y las parias sobre el reino taifa de Zaragoza. Mientras que sus hermanos:  Alfonso recibió León, que llevaba incorporado el título de emperador y los derechos sobre el reino taifa de Toledo, y  a García le correspondió el Reino de Galicia creado a tal efecto y los derechos sobre los reinos taifas de Sevilla y de Badajoz.

Así mismo a su  hermana Urraca le correspondió la ciudad de Zamora, con título real y las rentas de ciertos territorios y a Elvira la ciudad de Toro, también con título real y unas rentas adecuadas.

Sancho arrebató el reino de Galicia a García (1071). Un año más tarde derrotó a Alfonso coronándose rey de León. Cuando intentaba sofocar una revuelta en Zamora, ciudad bajo el señorío de su hermana Urraca, es asesinado junto a las murallas de la ciudad por Bellido Dolfos el 4 de octubre de 1072.

Su muerte permitió a Alfonso VI volver a unificar los reinos de Castilla y de León.

El 26 de agosto de 1066, Sancho había señalado al Monasterio de San Salvador de Oña para su sepultura, otorgándole el derecho para poblar la villa de Piérnagas y para darle el fuero que quisiese, gozando de exención de derechos reales. Obedeciendo sus disposiciones, recibió sepultura en dicho monasterio. El sarcófago de madera que contiene sus restos está situado bajo el baldaquino del lado de la Epístola, en la iglesia del Monasterio de Oña, junto a los de sus abuelos paternos, el rey Sancho Garcés III el Mayor de Pamplona y su esposa, la reina Muniadona de Castilla, estando colocados los sarcófagos sobre una superficie decorada con motivos vegetales y animales exóticos.5

El sarcófago que contiene los restos del rey Sancho, es de forma rectangular, siendo su cubierta piramidal y de madera de nogal. En la base del arca hay un zócalo con decoración vegetal y animalística, y en los lados mayores aparecen sendos escudos, rodeados por círculos que enmarcan cuadrilóbulos. Las vertientes de la cubierta están ornamentadas con centauros, rodeados por abundante decoración, que recubre todo el sarcófago. En la zona correspondiente a la cabecera del sarcófago se encuentra colocado el escudo cuartelado de Castilla y León, entre tenantes que portan mazas en sus manos, y en el espacio existente sobre el escudo figura, en madera taraceada de distinto tono, la siguiente inscripción:

«aqui yaze el rey dõ ſãcho que matarõ ſobre zamora5» lo que  se traduciría como  (aquí yace el rey don Sancho que mataron sobre Zamora).

Deja un comentario