Todo está dentro de nosotros mismos

Queridos amigos…Estamos viviendo una época muy difícil,  realmente, lo que estamos pasandoestremendo, no solo en Venezuela, verdaderamente ya es en todas partes, de una manera o de otra, las calamidades y vicisitudes son la orden del día en todos los aspectos, pero lo que debemos reflexionar, antes de solo quejarnos, llorar, padecer y malhumorarnos, es que estamos en la posibilidad de saber aprovechar las pésimas cornunstancias que nos rodean, y crecer como seres humanos.                                                                                                                                           Toda enseñanza se esconde tras una cortina de pesadumbre y malos momentos, el caso es descubrir donde está la sabiduria de esa experiencia y lograr aprender mucho de cada una de ellas.                                                                                                                                                                                     Tenemos la obligación de crecernos ante todo lo malo que nos suceda, es así, que podemos convertir en un auténtico éxito. aquello que nos mortificó y sacó verdaderas ronchas en el alma.                                                                                                                                                                                         Todo suceso que pueda parecernos cruel y desagradable, puede ser la herramienta que necesitamos para superarnos y sin darnos cuenta, ser cada día mejores y con una madurez que nos permitíra, salir airosos que cualquier cosa que nos depare el destino.                                                               Hay que ser inteligentes y saber aprovecharlo todo en el camino del crecimiento y la luz.                                                                                                              Feliz fín de semana y mucha fé, que todo lo podemos lograr, ya que todo está dentro de nosotros mismos.                                                                         Un gran abrazo.    Norah Frías-Muñoz

                                                                                                                                                                                                                                          

Deja un comentario