ARTE & CULTURA

Perfiles del Ballet: Tamara Karsávina

Tamara Karsávina fue primera bailarina del Ballet Imperial del Teatro Mariinski.

Junto a Anna Pavlova y Vaslav Nijinski formó el trío estelar de los Ballets Rusos creados en 1909 por Serguéi Diághilev e interpretó numerosos papeles en ballets ya legendarios de la compañía como Las Sílfides, El pájaro de fuego, El Espectro de la rosa y Petrushka entre otros.

Karsávina creció en el mundo del ballet ya que su padre Platon Karsavin era bailarín y maestro de ballet del Teatro Mariinski. Aunque su padre no era partidario de que se dedicara a la danza,​ recibió de él sus primeras lecciones y fue admitida gracias al tesón de su madre en la Escuela Imperial de Danza en 1902. Sus maestros fueron allí Alexander Gorsky, Pavel Gerdt, Enrico Cecchetti y Eugenia Sokolova.​

Karsávina finalizó sus estudios bailando un paso a dos en el ballet Javotte en el Mariinski, el 1 de mayo de 1902.4​ Por su talento excepcional entró en la compañía del Mariinski con el rango de «corifeo» y no de «debutante», codeándose con bailarinas ya solistas como Anna Pavlova, Julia Sedova o Vera Trefilova.

Durante los años siguientes Karsávina fue ascendiendo en el escalafón formando parte del grupo de bailarines jóvenes que rodeaban al no menos joven maestro de ballet y coreógrafo Michel Fokine. Ella fue la protagonista de El Pabellón de Armida (1907) y Une nuit de Égypte (1908) con los que Fokine conquistó el puesto de coreógrafo titular del Mariinski. En 1909 Karsávina alcanzó el máximo rango de «primera bailarina» con los clásicos del repertorio El lago de los cisnes y El corsario,5​ y ese mismo año se unió a los Ballets Rusos, la compañía creada por Diaghilev para presentar en París una muestra del arte ruso de la danza.

Relacionado: Perfiles del Ballet: Vaslav Nijinsky

Translate »