VARIEDADES

Mozart ese grandioso genio de Salzburgo

Decir Mozart es pensar automáticamente en maravillas musicales, proveniente de Salzburgo, Austria, sin duda fue un genio de la música y la cultura.

Lo de ser compositor lo heredó de su padre Leopold, quien también fue su educador en este armonioso arte y quien con tan solo 6 años lo llevo de gira por Europa

Wolfgang Amadeus Mozart, niño prodigio
que nació el 27 de enero de 1756, a los
8 años compuso su primera sinfonía, y a los 11 un oratorio y un drama.

Poco a poco se fue convirtiendo, tras una estricta educación musical, en uno de los mayores genios de la historia.

Además de con su padre, quien se ocupó de que tuviera una excelente formación, él estudió con los mejores maestros de la época, como Johann Christian Bach -el menor de los hijos del gran Johann Sebastián-en Londres y con el padre Martín, en Bolonia.

En 1767 la familia se estableció en Viena, y allí el niño Mozart comenzó a escribir una misa solemne, varias sinfonías, algunos lieder y, sobre todo, empezó a cultivar el género operístico que lo llevó a los niveles más altos. En 1769, con 13 años, fue nombrado maestro de conciertos del príncipe-arzobispo de Salzburgo, hombre que no supo apreciar el talento avasallante del adolescente.

Como Mozart quería seguir viajando, le pidió permiso al arzobispo quien lo despidió de su trabajo. Realizó su viaje por París (1777) y por Italia, donde estrenó varias óperas. A pesar de su deseo, Mozart no pudo quedarse en París, en cuyo viaje murió su madre que lo acompañaba. Por ello, tras 16 meses, volvió a Salzburgo, donde siguió a las órdenes del arzobispo -gracias a que Leopoldo Mozart intervino para recuperar el puesto para su hijo-.Pero el éxito llegó con sus primeras óperas, por lo que Mozart se pudo ir de allí e instalarse en Viena como músico libre. En aquella ciudad se casó en 1782 con Constance Weber, hermana de la que había sido el amor de su juventud. Los problemas de salud de ambos hicieron que vivieran en precariedad durante el resto de sus vidas, a pesar de que les sobraba trabajo (alumnos, conciertos, composiciones, encargos del emperador José II, etc.).

Mozart siguió escribiendo partituras: decenas de obras y óperas, como el «Rapto del Serrallo» (primera ópera en alemán), «Las bodas de Fígaro» (1786), «Don Giovanni» (1787). Hasta que volvió a realizar una gran gira de conciertos por Frankfurt, Munich, Mannheim y Magunci.En 1791, a pesar de estar enfermo y lleno de deudas, se dedicó a escribir ansiosamente partituras. Tras estrenar «La flauta Mágica» y la «Clemenza di Tito» (en ese mismo año), Mozart comenzó a trabajar en un encargo que una persona desconocida le había hecho: un Réquiem. él pensó que esa persona en realidad era una voz que le anunciaba su propia muerte (y que el réquiem sería para él mismo), pero parece que fue un melómano (el conde de Walsseg) quien se la encargó a escondidas para poder estrenarla como suya.Mozart murió el 5 de diciembre de 1791, en Viena, antes de cumplir los 36 años. Hay distintas hipótesis sobre su muerte: bronconeumonía, fiebre, infecciones, envenenamiento, etc. Pero no está clara cuál fue la verdadera causa. El genio dejó sin terminar la que llegó a ser una de las más bellas composiciones de la historia. Su discípulo Süssmayr fue el encargado de completar la partitura. Mozart fue enterrado en una fosa común, y entre los asistentes a su funeral estaba el malafamado Antonio Salieri.

Fue un genio absoluto, autor de una música que aún hoy conserva intacta toda su frescura, con la capacidad de seguir sorprendiendo y emocionando. Un referente de la música de todos los tiempos, Mozart, se destacó con una magnificencia poco vista, sobre todo teniendo en cuenta su precocidad como autor.Cultivó todos los géneros y en todos ellos sobresalió por sus sobresalientes condiciones. Sus obras más conocidas son las óperas «Don Juan», «La flauta mágica» y «Las bodas de Fígaro»; un célebre «Réquiem»; un «Tedéum» y numerosas obras más de carácter religioso.

Asimismo, música de cámara, treinta y cinco lieder, varias sinfonías y numerosas sonatas para piano -su instrumento favorito, que llegó a dominar a la perfección-.Como compositor dramático se distinguió por abandonar las formas convencionales, por dar la expresión exacta del sentimiento dramático, por tener la claridad de la armonía y la pureza de la melodía. Por todo esto es considerado uno de los más innovadores.

Fuente: Varias Internet