La soledad del emigrante, hay que saber superarla, por Norah Frías-Muñoz

Puedes estar formando parte de ese numeroso grupo de jóvenes “milennials, que valientemente tuviste que decidirte a probar suerte en el extranjero y de paso, vivir cierto aire de aventura.

Puede que te toque hacerlo en edad madura, en malas condiciones económicas y con salud no del todo buena.

No es fácil, nunca lo ha sido y hoy en día resulta mucho más difícil en muchos aspectos, aunque ayuda en el proceso de soledad, el auxilio de las redes sociales que no existía antes, cuando tantos miles de personas tuvieron que tomar sus petates y largarse al extranjero a su aire, sin dinero y demasiadas veces sín  conocer en muchas oportunidades nada de la nueva región que se convertiría en su nueva vida.

El poder viajar  nos enriquece, culturiza,  se  abre la mente y se  fortalecen las habilidades sociales, ya que ayuda a ser más organizado y un mejor planificador, de alguna manera se madura enormemente cuando tienes que vivir en otros paises.

El desarrollo personal resulta innegable, pero son muchas las veces en las que se hace presente la soledad, con ella el desespero y las ganas de tirarlo todo por la borda y regresar a tus raíces.

Vivir fuera de tu país es duro,, no debemos engañarnos ni engañar a quien esté por tomar esta difícil decisión, para nada resulta un camino lleno de rosas , ya que dar este paso conlleva grandes frustaciones  y duros esfuerzos.

Cuando vivas este momento debes recordar que tienes en ese momento la maravillosa oportunidad de enriquecerte y de vivir cosas que nunca hubieras podido en tu vida da familia en tu tierra.

Debes tratar de incorporarte lo antes posible a los modismos la lengua y las cotumbres del sitio a donde vayas, que eres tu quien debe hacerlo, no el pais a tí, no puedes permitirtte que  generes mucho estrés, nervios, frustración por sentirte perdido en una cultura distinta a la tuya original.

Trata de conocer gentes distintas , siempre personas serias de buen vivir. frecuenta parques, cafeterías, galerías y museos, tiendas y centros comerciales , siente que te te identificas con tu entorno, habla bastante, comunícate.

Deja de mortificarte, de sentirte mártir, se honesto con los demas, claro y directo, no estés tratando de engañar a los otros inventandote vidas ficticias y tratar  de impresionarlos, no mientas ni te autoengañes, no estés en el plan  de como en mí  país nada de nada, en ningún lugar se vive igual , todo lo nuestro en mejor.

Verdad a medias.

Puede ser que tu país sea maravilloso, pero tampoco olvides que por algo tuviste que irte, así que se discreto, educado y de paso agradecido con el país que te está acogiendo.

Celebra su cultura, su arte, todo los Suyo, con simpatÍa y gentileza.

No te aisles frecuentando solamente personas paisanas de tu tierra, nada mas pavoso que eso, es importante rodearse de gente local, no te aísles y te quedes encerrado en un gueto social, allá donde fueres, haz lo que vieres .

Recuerda que tampoco debes olvidarte de tus paisanos y evitar frecuentarlos, por que olvidas o tratas de hacer ver que  quieres separate  emocioalmente de   todo lo referente a tu pais.

Se justo, coherente con su situación personal, no gastes todo lo que ganas , en cualquier  momento puedes caer enfermo, por lo que debes estar enterado de donde puedes acudir y tener  algunas personas de confianza en las que te puedas apoyar en un momento difícil.

Y por sobre todo, disfruta, agradece y aprovecha todo al máximo, que estas viviendo un momento genial que es la oportunidad de escalar hacia una vida mejor, llena de comodidades y aprendizaje.

Por Norah Frías-Muñoz

Puedes contactarme en mi gripo Los Buenos Modales de Norah Frías- Muñoz