FOGONES VENEZOLANOS GASTRONOMÍA

El Panettone, originario de Italia, ¡pero tan venezolano!

Es un dulce típico de la Navidad, originario de Italia, concretamente de Milán, pero en Venezuela encontró nueva nacionalidad, haciéndose parte de nuestras más estimadas comidas en navidad.

Tiene su historia, hay varias versiones acerca de su origen, a mí la que más me gusta, por romántica es que hacia el año 1490 un joven aristócrata, Toni, enamorado de la hija de un pastelero, se hizo pasar por ayudante de pastelero, creando para ella un pan con forma de boveda, dulce y con frutas confitadas. El pan tuvo mucho éxito y los milaneses comenzaron a acudir a la pastelería a pedir el “Pan de Toni”, que derivó luego en “panettone“.

La otra historia relata que el panettone nació en la corte de Ludovico “El Moro”, cuando en una importante cena de Navidad el postre se quemó, el cocinero sirvió un pan que uno de sus ayudantes había elaborado con las sobras, para llevarse a su casa, un pan dulce muy subido, con frutas confitadas y mantequilla. El postre tuvo tanto éxito que el Duque llamó al cocinero, quien presentó al ayudante, Toni, recibiendo desde ese momento su pan, el nombre de “Pan de Toni”.

Pero no fue hasta los años cincuenta del siglo XX cuando dos empresarios milaneses, Abgelo Motta y Gino Alemagna, lanzaron al mercado italiano el Panettone elaborado de forma industrial, alcanzando importantes ventas, tantas que paso al mercado internacional.

El Panettone, generalmente lo comemos como desayuno o merienda acompañado de un chocolate caliente  o un divino café con leche y un buen trozo de queso amarillo.

También lo servimos muchas veces como postre navideño, cortado en rodajas verticales.

Ingredientes

Masa de arranque:

1/2 vaso de agua templada
25 gr de levadura fresca de panadero
100 gr de harina de fuerza
50 gr de azúcar
1 yema de huevo
Masa:

400gr de harina de fuerza
150gr de azúcar
200gr de mantequilla o margarina pomada
200ml de crema de leche
3 yemas de huevo
Fruta confitada
Agua de azahar
Cómo hacer panettone

Ponemos en un cuenco el agua templada en la que disolvemos la levadura fresca, añadimos 100 gr de harina de fuerza, 50 gr de azúcar y 1 yema de huevo. Mezclamos y dejamos reposar un par de horas.

En un cuenco grande ponemos la harina, la mantequilla o margarina blanda, las yemas de huevo y la crema de leche. Mezclamos bien. Incorporamos las frutas picadas y la masa de arranque que teníamos reservada. Mezclamos todo bien, . Tapamos esta masa con un paño limpio y dejamos reposar.

Ponemos esta masa en los moldes y dejamos que la masa fermente una tercera vez, si queréis podéis acelerar este último paso introduciendo los moldes en el horno a 50ºC hasta que suban. Una vez que han subido los pincelamos con huevo batido y horneamos a 180ºC unos 30 minutos. Dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glass.

Puedes hacerlos en versión “minipanettone” horneándolos en moldes de flaneras. Aparte de frutas confitadas, puedes  ponerle frutos secos, pepitas de chocolate…al gusto.

Deja un comentario