DE VINOS

Los viñedos suecos y sus particulares sabores afrutados

Suecia no es uno de los países destacados mundialmente por su producción vinícola.

Sin embargo existe un lugar no muy lejos de Estocolmo realmente interesante para los amantes de la enología, la viticultura y todo lo relacionado con la cata de vinos, las bodegas y los viñedos. Se trata de los viñedos de Blaxsta o Blaxsta Vingård, los viñedos más septentrionales del mundo.

No es Suecia, particularmente un país productor de vinos., lo que no quita que en Flen, a unos 130 km al suroeste de Estocolmo,  se encuentre el mayor centro de producción vinícola de Suecia.

Sus alrededores maravillosos, por todas partes rodeados de castillos medievales,  de esos mágicos monumentos vikingos, y muchos  lagos cristalinos, de encantadores pueblitos encantadores que hacen gala de la belleza natural de la región de Södermanland, justo agí podemos encontrar  los viñedos de Blaxsta.

Con la particularidad de que ahí  entre los viejos manzanos de Äkero  nos surgen los vinos helados, que se obtienen a partir de las uvas que han tenido que sufrir  fríos extremos, y unos delicados  vinos afrutados que dan lugar a productos como el Apple Ice Wine Äkero.

Muchísimas viñas que producen variedades de uvas como las  Chardonnay, Vidal, Merlot o Cabernet Franc entre otras. La selección de las uvas es sumamente cuidadosa al igual que la selección de las frutas como manzanas heladas, cirulas monarca y frambuesas silvestres, que seran  envejecidas  en barricas de castaño, olmo o tilo.

Toda  el proceso de la producción lo realizan en edificios renovados que datan del siglo XVII y alcanzan unas cifras anuales de unos 8000 litros distribuidos en unas 8 a 10 variedades distintas de vino.