La mujer: Sexualidad negada, por Lidia Nester

 

La energía es una y la misma, la energía es universal. En la India lo llaman Prana, en China es Chi, en Japón Ki. Nuestro cuerpo está lleno de esa energía, su flujo apropiado por nuestro cuerpo es sinónimo de vitalidad. Cuando envejecemos o nos enfermamos, esa energía se ve afectada en su fluir y puede bloquearse en alguna zona del cuerpo, lo que produce una disminución en la vitalidad del organismo, pudiendo afectar nuestra calidad de vida.
El sexo es una de las aplicaciones de dicha energía vital y es una oportunidad para transformarla. No a través de la supresión, sino con el disfrute pleno de los sentidos. El trabajo para direccionar esa energía hacia el logro de estados elevados de conciencia, es indirecto y cuando se lleva a cabo, trasciende al sexo.
Pero ¿Qué ha hecho la sociedad con dicha energía? La ha demonizado, la ha suprimido y la utiliza para fines como, incrementar las ventas. La ha utilizado para pervertirnos y manipularnos. Todo se vende mediante el sexo. Desde casas hasta alimentos. Todo responde al instinto más básico de sobrevivir. Por otra parte, el demonizar una energía tan básica, que nos mueve, que nos impele a ir hacia adelante en la vida, causa graves daños en el Ser. Como resultado, la gente se neurotiza, se enferma. El hecho normal del sexo es saludable, pero cuando se suprime deja de serlo.
Y quienes más sufren con esa supresión de la energía, han sido las mujeres. Porque su cuerpo entero es erótico. Cuando una mujer suprime su sexualidad, su cuerpo entero sufre.
Durante miles de años el sexo fue considerado como una vía legítima para la sanación y la iluminación. La mayoría de los sanadores fueron mujeres. Originalmente, en el Tantra, las grandes iniciadoras fueron mujeres, ellas eran quienes transmitían la tradición y la mantenían viva.
Es necesario conocer el sexo. Adentrarse en él de manera consciente, convirtiéndolo en una meditación.
En la actualidad, el Tantra como proceso permite al individuo reacondicionarse sexualmente, liberando la mente, su cuerpo y su emocionalidad del acondicionamiento generado durante siglos de represión, para que pueda controlar los diferentes aspectos de su sexualidad, permitiéndole disfrutar del placer sexual en sus múltiples formas, con lo que puede además canalizar su energía para ayudarse en todos los ámbitos de su vida.
A través del uso de la imaginería mental del yantra, los sonidos del mantra, y diferentes rituales; el Tantra le permitirá alcanzar un nivel sexual trascendente experimentado por medio de la sexualidad macho-hembra, retornando así a la esencia del Universo.

Vive el Amor, Sé el Amor,
Luz  y Paz para tí

Lidia  Nester
Especialista en Medicina Complementaria y Alternativa
Maestra Terapeuta Holística
Spiritual Coach

Para información sobre terapias a distancia en cualquier parte del mundo, cursos y talleres sígueme por

http://www.lidianester.com/,

https://www.facebook.com/lidianesterint

https://twitter.com/lidia_nester

Deja un comentario