ARTE & CULTURA

El libro de la semana «Los herederos de la tierra» de Ildefonso Falcones.

Los herederos de la tierra nos sitúa de nuevo en la Barcelona del siglo XIV, tres años después del final de La catedral del mar.

Hugo Llor, un huérfano de doce años, trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de Arnau Estanyol, quien ha tomado al muchacho bajo su protección. Pero sus sueños de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una realidad dura y despiadada cuando la familia Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición ante el nuevo rey para ejecutar su anhelada venganza. A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre la lealtad a la familia Estanyol y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres. Obligado a abandonar el barrio de la Ribera, busca trabajo junto a Mahir, un judío que le enseña los secretos del mundo del vino. Con él, entre viñedos, cubas y alambiques, el muchacho descubre la pasión por la tierra.

«Si resulta imposible volver a acariciar la mano o el rostro de esa persona querida que se nos fue, no lo ha sido regresar a La catedral del mar. Sus protagonistas y su gente continúan con la historia de una Barcelona que, si en la primera novela se desarrollaba en el barrio de la Ribera, ahora lo hace en pleno Raval, con las Atarazanas Reales y el Hospital de la Santa Cruz como magnífico telón de fondo», afirma Ildefonso Falcones.

Deja un comentario