El enano de la Catedral de Caracas

El enano de la Catedral de Caracas

Cuentan los cuentos, las leyendas y más que en Caracas, más precisamente en la Catedral de esta hermosa capital aparece un enano, conocido como “el enano de la Catedral”.

Según dicen por allá illo tempore “Se paseaba por los alrededores de la catedral, un hombre camino a encontrarse con su enamorada, o tal vez de venir de verle ¿quién sabe? El caso es que al llegar a la altura de Catedral, en la esquina norte de esta, visualizó un hombre, que podría confundirse con un niño, pero que era un enano, vestido de la época colonial, con un sombrero elegante y de buen vestir, el hombre al verlo lo saludó con una mano, y el muchacho algo confundido, pensando en que haría ese enano ahí hizo lo mismo, en ese momento el espectro le hace un gesto que se acerque y le dice que por favor le de fuego para su cigarro, el hombre para no querer ser falta de respeto saca su yesquero y prende su cigarro, pero la advertencia de los abuelos era cierta “no le des fuego al cigarro del enano” porque al hacerlo el hombre sufrió el mayor miedo mortal en toda su vida, el enano de repente sonrió a crecer y a crecer descontroladamente.

Mientras el caminante veía aquel ser paranormal, quedó perplejo sin poder hacer nada, el enano seguía estirándose hasta que llegó a la altura de la Torre Catedral.

 El hombre, asustado, aterrorizado, se persignó, rezo cuantas veces y corría agarrando su cruz de palma que siempre guardaba en su bolsillo.

Aquel hombre dejó de buscar enamoradas en la mitad de la noche, y las fiestas a altas horas de la noche.

Aunque “el enano de la Catedral” se convirtió en una leyenda caraqueña y el terror de los mujeriegos que viviendo en la Candelaria tenían amores por Santa Rosalía, existieron otros fantasmas que rivalizaron a este personaje.

Tomado de internet.

Deja un comentario

Translate »