Alto Sonando y Variado

Se habla mucho – y con toda razón – que las carteras son las armas de las mujeres elegantes de todos los tiempos. No sorprendemos a nadie. Las venezolanas tienen en este artilugio, sus aliadas.

Las hay de Carolina Herrera, Yleana Yépez, de Chanel de Vuitton, Liliana Avila y aquellas que guardan no sólo objetos, sino la sensibilidad a flor de piel. Ya sea por el duce encanto de lo que predispone el correcto equilibrio del saber estar. Lo cierto es que cada vez son más tanto mujeres como hombres, esclavos de ellas.

Para muchas, ese rollo kisch, siembra hasta discordias. Con una amplia oferta , en este valle, todas están a la orden del día. Y con el espíritu de no ser una víctima del fashion, las eternas esclavas de la moda venezolana invaden su territorio.
La otra noche, en el templo de la diversión, las que están con el último grito de la moda, y las que marcan algo más retro, dejaron por sentado el sinónimo del buen gusto, y los entendidos necesitarán más que un que un tiempo para hacerse una idea de lo que se cuece en los lugares IN de esa Caracas que nunca duerme.

Hay que olvidarse sólo de que hay que atreverse. Y muchas de las integrantes – por derecho propio- del “Young set” capitalino, tienen buen gusto y distinción, y a pesar de lo “retro” salen airosas en aquello de presumir su elegancia… a pesar de todo.

Por: Ramón Darío Castillo
radarcas@hotmail.com

Deja un comentario