BUENOS MODALES

Tips para una armoniosa convivencia en casa

Unas normas adecuadas son vitales para la buena convivencia en el hogar.

Cuando hablamos de normas de convivencia, enseguida pensamos en lo que le enseñamos a los más pequeños de la casa, pero también hay que tener muy en cuenta esas normas para los adultos que conforman el núcleo familiar, recordemos que se predica con el ejemplo, es decir; si los niños ven a los grandes cumpliendo sus tareas, ellos también lo harán.

De igual manera, es bueno tener en cuenta que al momento de repartir las tareas en casa es muy importante que se haga un consenso, donde todos los miembros de la familia tengan voz y voto y que al final todos y cada uno tengan sus tareas asignadas por igual, teniendo siempre presente en el caso de los niños su edad (no es lo mismo un niño que un adolescente) y comprensión de responsabilidades, así como la edad de los adultos y su estado de salud (no es lo mismo alguien de 20 que un abuelo de 80).

Cada quien puede ayudar en las medidas de sus posibilidades.

Es decir; mamá, papá, hijos, abuelos, todos deben tener sus propias tareas en el hogar.

Así mismo, es importante que cada quien se haga responsable de ordenar y limpiar lo que desórdene y/o ensucie, es decir;
si un niño pequeño termina de jugar, debe ordenar sus juguetes.

O si se estuvo toda la tarde viendo tv y comiendo unos snaks en la sala, al terminar organizar los conjines del sofá y limpiar cualquier resto de comida y/o bebida sobre la mesa de centro.

Queda de cada familia el organizar cuáles y como serán las tareas según el grupo familiar.

Otro aspecto importante es respetar los horarios, de forma de que todos los miembros de la familia tengan posibilidad de hacer actividades de recreación dentro del hogar como; ver tv, escuchar música, leer un libro, hacer ejercicio, etc.

De igual forma hay que respetar espacios (en físicos y ruidos en la casa) y tiempos para que se pueda teletrabajar o hacer los trabajos escolares, según sea el caso.

La buena convivencia en el hogar depende de todos.

Por: Norah Frías-Muñoz y María Beatriz Frías-Muñoz

@ModalesChic