Sobre los vinos afrutados

Sobre los vinos afrutados

Uno de los placeres más grandes al momento de degustar un vino, es en el cual se van percibiendo sus aromas.

Madera, frutas, especias ¿te has preguntado cuáles son?

En esta ocasión vamos a a hablar de los aromas a frutas más comunes de conseguir en un vino.

Fotos gratis de Copas de vino

Entre los aromas afrutados, encontramos:

Cítricos: Limón, naranja o toronja, son los aromas propios de los vinos blancos de climas fríos, como las variedades de uva Riesling, por ejemplo

Tropicales: El más típico es la piña, que se encuentra en los blancos elaborados con Riesling o Sauvignon blanc, entre otros.

Frutas blancas: Manzana y pera son frutas percibidas en vinos blancos como Chardonnay, Moscatel o Riesling.

Frutos rojos: Habituales de variedades tintas, las fresas frescas pueden aparecer en rosados o tintos jóvenes, las fresas maduras o frambuesas son típicas del Tempranillo, por ejemplo o las moras que pueden aparecer en Syrah o el arándano en los Cabernet sauvignon.

Frutos de hueso: Aromas de albaricoque, que se pueden apreciar en Moscateles, Riesling o Gewurztraminer; los de melocotón en Albariños.

Frutos secos: Las almendras o las nueces se relacionan con las crianzas biológicas, tradicionales en los vinos de Jerez.

Fruta seca: Ciruelas pasas que se perciben en vinos maduros con envejecimiento en madera, por ejemplo, en Ternpranillos.

Fuente: Internet

Translate »