“Mi Vaca y Yo”, recuerdos de una Caracas que ya se fué

Fué uno de los más famosos sitios de la noche caraqueña allá por los años 50 y tantos, tuvo como  atracción especial a la vaca “Lulú”.

Era parte de lo especial el que la vaquita paseaba  por el centro de lo que era una pista de baile; limpia y lustrosa, bañadita y la campana que llevaba al cuello era de bronce, se paseaba ladeando la cabeza, su presencia era divertida y parte de lo grato de la noche de comida y baile,

Quedaba situado en la carretera  vieja de Baruta, así que había que ir bien abrigado pues  el lugar siempre ha sido muy frío.

Era un local lindo, de calidad y los caraqueños pasaron horas maravillosas en él.
Su dueño era  Henri Charrière “Papillon” (Mariposa) escapado de la Isla del Diablo, el presidio francés de Guayana , quie fué dueño de varios sitios de esparcimiento en a Caracas de aquel tiempo. él era también el dueño de El Gran Café y Le garage,  sitios también memorables en la memoria de la capital venezolana.

Realmente un ligar chic, espectacular, que llena de nostalgia a los que tuvieron oportunidad de conocerlo y disfrutarlo.

Foto  cortesía de  Erik Rottbøll Skytte