México y sus tradiciones de Navidad

Un país lleno de tradiciones y por supuesto en Navidad no podían faltar, para celebrar el nacimiento de Jesús. Sobre el 16 de diciembre, comienzan las fiestas. Desde ese momento posadas, piñatas, cantos, reuniones y fiestas hacen entrañables estos días.

Los nacimientos, o el Belén, deben ponerse en los hogares el día 16 de diciembre y retirarse el 2 de febrero y en estas escenas religiosas no pueden faltar las figuras de el niño Jesús, San José, la Virgen María, el ángel y los Reyes Magos, acompañados por otras figuras como animales y pastores. Normalmente, el 16 de diciembre se colocan en el pesebre solo la Virgen María y San José, después el día 24 de diciembre cuando ya es de noche se pone al niño Jesús y, finalmente, las figuras de los Reyes Magos se añaden el día 5 de enero por la noche.

El 24 y 25 de diciembre son celebrados por los mexicanos de una forma tradicional. Se reúnen en familia para cenar y comer, cantar villancicos, celebrar el nacimiento del niño Dios. El 24 de diciembre arrullan al niño y se encienden bengalas como símbolo de fiesta y alegría y todos cantan y celebran la Navidad a su alrededor.

El 31 de diciembre los mexicanos celebran la última noche del año con las campanadas que anuncian el final del año y el inicio del siguiente y con las uvas. De esta manera despiden el año, acompañados de fiestas y alegrías. Suelen salir a las puertas de sus casas a celebralo con los vecinos, amigos y familiares y, entre otras cosas, se acompañan de una maleta pidiendo al nuevo año viajes y aventuras y, por tanto, felicidad.

Las Posadas

Las Posadas duran nueve días; inician el 16 de diciembre y terminal el 24 del mismo mes en vísperas de la Navidad. Estas celebraciones hacen alusión al peregrinaje de San José y la Virgen María en busca de una posada donde descansar.

Tradicionalmente, los anfitriones de la fiesta toman el papel de posaderos, mientras los invitados, con velas encendidas, hacen la petición de posada en la entrada de la casa entonando versos musicalizados, los cuales son contestados de la misma manera por los anfitriones, hasta que estos últimos abren las puertas para dejar entrar a los peregrinos y comenzar la fiesta.

Pastorelas

Una tradición muy arraigada durante las fiestas decembrinas es la puesta en escena de las Pastorelas. Estas representaciones teatrales evocan la anunciación del nacimiento del Niño Dios a los pastores. Tradicionalmente, los personajes encarnan la lucha entre el bien y el mal, pero las obras varían dependiendo del contexto y la región del país en donde se realizan.

Las piñatas

Un actor protagónico de las Posadas son las piñatas . Para su elaboración artesanal se recurre a diferentes diseños y materiales; aunque hoy en día existen muchos diseños de piñatas, la más tradicional es aquella que representa una estrella, de la cual se desprenden siete picos o rayos de luz que simbolizan los siete pecados capitales.