La historia del arbolíto de Navidad

El arbolito de Navidad es algo que todos o casi todos hemos tenido en casa, sobre todo cuando se trata de creencias católicas y cristianas en general. Pero, siempre hay un pero, muy pocos sabemos bien de qué se trata y porqué lo armamos.

Decorar tu pino con un estilo mediterráneo le brindará glamour a tu espacio. Para lograr este look, utiliza tonos cálidos como dorados, beige y café. Fotografía ilustrativa*

Cuenta la historia que alrededor del año 740, San Bonifacio –el evangelizador de Alemania e Inglaterra- derribó un roble que representaba al Dios Odín y lo reemplazó por un pino, el símbolo del amor eterno de Dios. Este árbol fue adornado con manzanas (que para los cristianos representan las tentaciones) y velas (que simbolizaban la luz del mundo y la gracia divina). Al ser una especie perenne, el pino es el símbolo de la vida eterna. Además, su forma de triángulo representa a la Santísima Trinidad.

En la Edad Media, esta costumbre se expandió en todo el viejo mundo y, luego de la conquista, llegó a América.

¿Qué significa cada adorno?

-Las bolitas. Representan los dones que Dios les da a los hombres. Las de color azul simbolizan el arrepentimiento; las rojas, las peticiones; las doradas, albanzas; y las plateadas, agradecimiento.

-La estrella. Ésta representa la fe que guía nuestra vida.

-Cintas. Simbolizan la unión familiar y la presencia de nuestras personas queridas alrededor de todos estos dones.

-Angelitos. Son los mensajeros entre nosotros y el cielo y son los encargados de protegernos, por eso no pueden faltar en tu árbol.

-Las luces. No importa el color o si se prenden y se apagan. Ellas tienen un sentido, y es el de iluminar nuestro camino en la fe.

¿Qué les parece esta historia? sea como sea es hermosa y por eso es tan bello decorar durante Navidad nuestro hogar con un árbol, lleno de adornos. ¿Buscas inspiración? Ve estos arbolítos navideños y ¡logra una decoración espectacular!

Bellísimos arbolítos de Navidad para inspirarnos