No dejes de leerlo. Vacuna Tripe Vírica o MMR

Es importante tanto para niños como para adultos. Sin embargo, por motivos de simplicidad, nos referiremos todo el tiempo a los niños.

La vacuna MMR es una vacuna combinada contra el sarampión, las paperas y la rubéola. Por lo general, los niños reciben la primera dosis a aproximadamente los 13 meses de edad y otra entre los tres y los cinco años de edad, antes de comenzar la escuela.
La disponibilidad y el uso de la vacuna MMR pueden variar de un país a otro.
sarampion
La vacuna MMR es una inyección que evita que los niños contraigan el sarampión, las paperas y la rubéola. Aunque la mayoría de las personas se recuperan de estas enfermedades, cada una de ellas puede ser desagradable y tener consecuencias graves.

El sarampión es altamente contagioso y puede causar complicaciones como diarrea, infecciones del oído, neumonía y encefalitis (inflamación del cerebro).

Las paperas también es contagiosa y puede causar complicaciones como meningitis y sordera. También puede causar inflamación del páncreas. En los varones, puede dañar los testículos y provocar infertilidad. En las hembras, puede provocar inflamación de los ovarios.
La rubéola (sarampión alemán) es generalmente una enfermedad leve, pero puede ser perjudicial para el feto durante las primeras semanas del embarazo. Si usted está embarazada y contrae rubéola en las primeras 16 semanas de embarazo, es muy probable que dañe al bebé. Puede provocar ceguera, sordera, daño cerebral y daño al corazón en su bebé. La rubéola también puede causar un aborto involuntario. Si contrae rubéola durante las 16 y 20 semanas de embarazo, existe el riesgo de que su bebé sea sordo. Después de 20 semanas, no aumenta el riesgo.
La vacuna MMR puede prevenir cada una de estas enfermedades.
En algunos países está disponible una vacuna combinada contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela. Se utiliza en lugar de la vacuna MMR y se recomienda a los 12 meses y a los 18 meses.

La vacuna MMR se hace de formas débiles de cada uno de los virus del sarampión, las paperas y la rubéola. Esta vacuna estimula el sistema inmunológico del niño para responder y recordar los virus. Esto significa que si el niño se infecta con uno de los tres virus, su sistema inmunológico reconoce el virus y toma medidas para prevenir la infección.

La vacuna MMR puede administrarse a cualquier edad. Por lo general, se administra a los niños en dos dosis. La primera inyección se recomienda entre los 12 meses y 13 meses de edad. Se recomienda una segunda dosis cuando el niño tiene entre tres y seis años de edad, para aumentar su inmunidad antes de comenzar la escuela.
Si un niño debe ser protegido contra el sarampión rápidamente, por ejemplo, durante un brote de sarampión, pueden recibir la segunda dosis de la vacuna MMR un mes después de la primera dosis. Sin embargo, si recibe la segunda dosis antes de llegar a la edad de 18 meses, aun debe recibir la dosis de rutina cuando llega a entre tres y cinco años de edad, antes de comenzar la escuela.
La vacuna MMR se puede ofrecer a los jóvenes cuando salen de la escuela o antes de entrar en la educación superior si aun no han recibido ambas dosis.
Si nunca se ha vacunado contra la rubéola, debe considerar administrarse la vacuna MMR, si:
usted es mujer en edad fértil
es trabajador de la salud que puede estar en contacto con mujeres embarazadas
acaba de dar a luz
La vacuna MMR puede administrarse a cualquier edad. No es peligroso recibir la vacuna MMR más de una vez. Si no recuerda haberla recibido, pregunte a su médico.

La mayoría de las personas pueden recibir la vacuna MMR, pero hay algunos que no deberían hacerlo. Entre ellas están:

las personas que toman medicamentos que disminuyen la respuesta del sistema inmunológico o que tienen un sistema inmunológico debilitado por enfermedades como VIH / SIDA o cáncer

todo aquel que haya tenido una reacción anafiláctica a la gelatina o a los antibióticos neomicina y kanamicina

todo aquel que haya tenido una reacción anafiláctica confirmada a la vacuna MMR

mujeres embarazadas

Algunas personas sufren una ligera reacción alérgica a la vacuna. No obstante, esto no debe detener a las personas a vacunarse en el futuro. La anafilaxis es una reacción alérgica aguda en la que la lengua o la parte posterior de la garganta puede hincharse y es extremadamente rara con esta vacuna.
Su médico puede recomendarle posponer que usted o su hijo se vacunen con la MMR hasta una fecha posterior, si:
usted o su hijo han recibido otra vacuna viva dentro de las cuatro semanas anteriores
usted o su hijo tienen fiebre
Hable con su médico o enfermero/a si no está seguro de si usted o su hijo deben recibir la vacuna MMR.

Los efectos secundarios son los efectos no deseados, pero generalmente ligeros y temporales, tras una vacunación exitosa. Por lo general son raros después de la primera dosis y menos aún después de la segunda. Los efectos secundarios que usted puede presentar después de la vacuna MMR a menudo compensan a los efectos secundarios y las complicaciones posibles que se pueden presentar al contraer el sarampión, las paperas o rubéola.
Los tres virus en la vacuna actúan en distintos momentos y pueden producir diferentes efectos secundarios a medida que empiezan a trabajar.
La parte del sarampión de la vacuna comienza a trabajar de seis a 11 días después de la inmunización. El niño puede tener fiebre o una erupción similar al sarampión que por lo general dura de dos a tres días. Puede darle al niño una dosis ligera de paracetamol (acetaminofeno) si tiene fiebre, pero si la fiebre persiste, póngase en contacto con el médico del niño. Los niños que tienen síntomas relacionados con la vacuna no pueden infectar a los demás.
Aproximadamente uno de cada 1.000 niños inmunizados puede tener un ataque causado por la fiebre. A esto se le llama convulsión febril. Sin embargo, el número de convulsiones febriles causadas por el sarampión es mucho mayor que las que la vacuna MMR puede causar.
Es raro, pero el niño puede tener síntomas leves similares a las paperas (fiebre y glándulas inflamadas) entre dos y tres semanas después de la vacuna MMR, cuando la parte de las paperas de la vacuna comienza a trabajar.
Los niños pueden tener una erupción de pequeñas manchas como hematomas en las primeras seis semanas después de administrada la vacuna, pero esto es muy raro. Puede ser causada por el sarampión o las partes de la rubéola de la vacuna. Lleve al niño al médico si ve manchas como éstas.
Menos de un niño en un millón desarrolla encefalitis (inflamación del cerebro) después de la vacuna MMR. Si un niño que no ha sido vacunado contrae el sarampión, la probabilidad es más alta – entre uno de cada 200 y uno de cada 5.000.
Los efectos secundarios de la vacuna son leves y, lo más importante de todo, son más leves que las consecuencias potencialmente graves de contraer sarampión, paperas o rubéola. Si le preocupan cualquiera de los síntomas de su hijo, consulte a su médico.

Alergia al huevo y la vacuna triple vírica
La vacuna MMR se fabrica utilizando una proteína relacionada con el huevo. Sin embargo, la evidencia muestra que es seguro administrar la vacuna a casi todos los niños, incluso a aquellos que tienen una reacción muy grave a los huevos.
Si su niño tiene una alergia severa al huevo, informe a su médico o enfermera. Él o ella pueden hacer arreglos especiales para administrar la vacuna MMR a su niño de forma segura, en un hospital, de ser necesario.
Autismo y enfermedad inflamatoria intestinal

Es posible que haya oído hablar de una supuesta relación entre la vacuna MMR y el autismo y la enfermedad intestinal. Sin embargo, hay una gran cantidad de evidencia científica disponible, en base a los registros de millones de vacunas MMR que no muestra ninguna conexión entre ellos.
Un vínculo entre la vacuna MMR y el autismo fue sugerido en 1998 cuando un grupo de médicos publicaron un artículo acerca de 12 niños autistas que también tenían problemas intestinales. Los médicos emitieron una teoría acerca de la inflamación intestinal, causada por la vacuna MMR, lo que podría llevar a problemas con el desarrollo del cerebro. Los investigadores no demostraron su teoría y, de hecho, afirmaron en su artículo que no habían encontrado un vínculo entre el autismo y la vacuna MMR. No obstante, la publicidad en los medios de prensa hizo pensar que existía dicho vínculo. Esto llevó a algunos padres, cuyos hijos nacieron después de 1999, a no administrarles la vacuna.
Si su hijo tiene autismo, por lo general comenzará a señales cuando el niño tenga entre uno y dos años de edad. Puesto que la inyección de MMR se da en torno a esta edad, es fácil entender por qué algunos padres pensaban que podría haber una conexión.

Deja un comentario