Luisa Rondón Tarchetti, de New York City al Miss Venezuela 1962

Luisa Rondón Tarchetti, de New York City al Miss Venezuela 1962

DeMisses, le presenta a sus seguidores esta entrevista realizada a Luisa Rondón, Miss Distrito Federal del Miss Venezuela 1962.


La prensa de la época la describió así: Luisa es una chica bella tiene los ojos azules y el cabello negro. Es alta, de piel blanca ligeramente salpicada de pecas. Nació en Caracas hace 21 años. Es la menor de 10 hermanos, su padre es el conocido historiador y periodista Rafael Ángel Rondón Márquez, nacido en Zea (Estado Mérida) y Elba Luisa Tarchetti Torres, nacida en Caracas.
Sus padres adoptaron a un joven adolecente que quedó huérfano, de la edad de sus hermanos mayores, para un total de 11 hermanos.
No es italiana aunque su apellido Tarchetti, si lo es. Su abuelo Ettore Tarchetti llegó muy joven a Venezuela y se casó con la venezolana Enriqueta Torres, padres de su mamá.


Luisa toca el piano y el arpa, estudió en Nueva York durante tres años, le gusta la ópera, los escritores costumbristas y la música clásica. Es aficionada al baile, pero no ha podido aprender el Twist. Trabaja en una compañía americana como Secretaria Bilingüe.
Esta encantadora y elocuente mujer, después de 59 años, cuenta su experiencia de una noche tan linda.

¿Su nombre completo?
Elba Luisa Rondón Tarchetti

¿Su lugar y fecha de nacimiento?
Nací en Caracas, el 26 de abril de 1941.

¿Antes del Miss Venezuela había participado en algún Certamen de Belleza?
Aunque siempre me decían que era una joven hermosa, nunca me atreví a participar en este tipo de concursos. El Miss Venezuela fue mi primera competencia por un titulo de belleza.
Te confieso que yo era muy tímida, el concurso me ayudo a vencer esta timidez y tener más seguridad en mi misma y ante la vida.

¿Cómo ingresa al Miss Venezuela 1962?
Resulta que había regresado a Caracas, después de haber culminado en Estados Unidos un Bachillerato Comercial. Fui a una entrevista de empleo para el cargo de secretaria bilingüe. Después de las pruebas de selección a los tres días me llamaron y comencé a trabajar muy joven en esta empresa norteamericana que se llamaba Celanese Venezolana.
En mi trabajo siempre había un compañero que me decía, Luisa eres muy bonita, deberías de participar en el Miss Venezuela.
Este compañero llamó a las oficinas de OPPA, Publicidad les dio información de mi persona y el número telefónico de mi residencia.
De OPPA, me contactaron y me invitaron a una reunión con otras chicas.
Fue tanta la insistencia de mis compañeros de trabajo que accedí, a ir a esa reunión en la oficina de OPPA, Publicidad.
Entre las chicas asistentes los directivos de OPPA, me seleccionaron y decidí aceptar participar. Fueron ellos los que me asignaron la representación del Distrito Federal.

¿Cuáles eran sus medidas y su estatura para el Concurso?
Desde que me inscribí, nunca me midieron ni tomaron medidas.
La prensa ni el público nunca vieron a las misses, en traje de baño.
Mi estatura es de 1, 70 cm, ahora las medidas jamás nos las preguntaron y por mi parte no me preocupé en saberlas. Creo que estaban buscando una belleza integral.

Desde su aparición cómo Miss Distrito Federal, fue considerada favorita de la prensa y el público. ¿Este hecho le ocasionó rencillas con sus otras compañeras?
Como todo concurso siempre hay sus favoritas.
Ese año el Miss Venezuela había cambiado de dueños. Tuvo mucha publicidad, encabezada por la periodista Mariahé Pabón de la Cadena Capriles, ella iba a todas las fiestas y cocteles organizados para las misses, y comenzó a nombrar a las jóvenes que a su juicio eras las que debían ganar o estar en el cuadro de finalistas.
Yo fui afortunada de que ella, siempre me nombró entre este grupo.
La verdad hacia mí, no hubo rencilla, pero tres noches ante de la final un grupo de candidatas me dijeron que se iban a retirar, porque ya todo está listo para que ganará Olguita y no querían ser partícipe de ese favoritismo arreglado.
A lo que respondí: Yo. No me voy a retirar porque yo reconozco que Olguita no era la más bella, pero era una muchacha sumamente simpática era muy joven, pero muy despierta, espontanea. Yo no me voy a retirar y estoy de acuerdo en que gane ella, de ser verdad ese rumor.

¿En 1962, cuáles eran las actividades de las Misses?
Ese primer año que OPPA, Publicidad se hizo dueño del Miss Venezuela, las actividades eran de corte social, más fiestas, cocteles y entrevistas.
Ese año no existía la cirugía plástica entre nosotras.
Solo tuvimos asesoramiento tres días antes de la elección, la modelo Inés Martinelli nos dio clases de cómo debíamos caminar en la pasarela.
No hubo clases de maquillaje ni de peinado, cada chica pagaba su estilismo en su peluquería o maquillador de su preferencia.
No, hubo esas actividades que ahora existen de Labor Social, nunca visitamos hospitales, ni ancianatos, escuelas nada de eso.
En ese momento el certamen no era visto como un trampolín para hacer carrera en la televisión o ser modelo, las muchachas no tenían interés en estas actividades, no había más nada posterior al concurso.

¿Quién la maquilló y le confeccionó su elegante traje de gala?
La noche de la elección yo llegue maquillada y peinada de mi peluquería de confianza al Teatro París, con mi maleta de ropa y accesorios que utilice.
El traje de gala fue un diseño mío, con ayuda de mi hermana Carmen.
El corte y confección estuvo a cargo de la costurera de la familia de origen italiano.
Fue un vestido en color blanco perlado.
El concurso no me pago absolutamente nada. Gracias a Dios no me vi, en la necesidad

¿Qué sintió al ser nombrada la Tercera Finalista del certamen, la noche del 26 de junio de 1962?
La verdad, mucha decepción porque yo, merecía un mejor lugar. Así también lo expreso la prensa en ese momento.
Otro aspecto que influyo esa noche fue la gran barra que llegó desde Maracay para apoyar a Bethsabe Franco – Miss Aragua. Si ella, no hubiera alcanzado uno de los dos primeros lugares, la protesta por parte de sus partidarios hubiera sido fuerte tan fuerte que fácilmente fueran tumbado el Teatro.
En cuanto a la Segunda Finalista Virginia Bailey – Miss Nueva Esparta, era bonita pero no para ocupar ese lugar, el cual la prensa y público asistente en la elección dijo que esa posición debió haber sido ocupada por mí.

¿Qué premio ganó por haber sido la Tercera Finalista?
Los premios principales eran viajar y mi posición de Tercera Finalista hasta ese momento, no viajaba.
Recuerdo que al día siguiente llegó a mi casa un hermoso ramo de flores enviado por OPPA Publicidad, donde me felicitaron e indicaron que por un tris no me tocó viajar en representación de Venezuela a un certamen internacional.
A la semana siguiente volví a mi trabajo, pero con cierta notoriedad y popularidad que me dio el concurso, las personas me reconocían en la calle y decían ahí viene la Tarchetti, (no sé porque me llamaban así, mi primer apellido es Rondón), me solicitaban fotos y hasta autógrafos llegue a dar.
Creo que esto fue el mejor premio el reconocimiento y cariño de las personas.

¿Qué anécdota nos puede contar de esa noche tan linda?
-Oscar Martínez fue el presentador de esa noche, quien improviso hacer preguntas a las candidatas en el desfile en traje de gala.
A mí, me preguntó de repente que ¿Opera le gusta?, yo quedé sorprendida porque no se ensayo, ni estaba previsto hacer una ronda de pregunta.
Mi respuesta fue la Ópera Aida, ni siquiera dije de Giuseppe Verdi. ¿Y porque le gusta? (preguntó nuevamente Oscar), Di una respuesta sencilla y básica: Porque es muy bella es imponente y emociona el alma. (No es como ahora que las chicas saben que hay preguntas y estudian las posibles respuestas).
-Miss Aragua Bethsabe Franco, llevó una gran barra que hizo mucho ruido, su barra vino de Aragua fue muy numerosa que gritaron toda la noche, te digo que si ella perdía el lugar de Primera Finalista, ellos hubieran tumbado el teatro. Si protestaron por haber sido llamada como la Primera Finalista, imagina si no hubiera clasificado.
-De la Segunda Finalista, se dijo que ocupó ese lugar porque un miembro del jurado era amigo de su familia, su posición fue discutida entre las demás participantes.
-Yo llegue sin pretensiones al concurso y el haber quedado de Tercera Finalista, me lleno de alegría aunque la prensa dijo que debí ocupar un mejor lugar.
-En el mes de agosto de ese año, me fui de vacaciones con una hermana a Miami, Allá me Hospede en el Hotel Dilido, en este hotel se realizó el certamen “Miss Dilido”, mi hermana me dijo inscríbete, lo hice y resulte ser la ganadora, entre un total de 13 participantes

¿Cómo fue su preparación para participar en el Miss Naciones Unidas 1963?
Eso fue sorpresa para mí, porque en diciembre de 1962, llamó por teléfono a mi casa Edwin Acosta Rubio, me dijo mira en febrero de 1963, hay en Palma de Mallorca un certamen nuevo que se llama Miss Naciones Unidas y eres tú, la que va a viajar como Miss Venezuela a ese concurso.
Yo acepté la invitación me enviaron el calendario del certamen.
Tuve un mes de información sobre el concurso sus actividades y el vestuario que debía llevar, también me indicaron que Tiendas Selemar, me quería dar un obsequio.
Fui a la tienda ubicada en Sabana Grande y escogí un abrigo de invierno. Fue lo único que me regalaron en el desarrollo del concurso.
Yo pregunte que si podía llevar acompañante pero me dijeron que no, porque conmigo iba a viajar la periodista Mariahé Pabón, lo que fue muy bueno que ella, viajara conmigo. Porque reseño día a día, las incidencias del concurso.
Esa información y fotos le llegaban a la Cadena Capriles a diario. Lo que hizo que me volviera más popular en ese momento.
Por indicaciones de mi papá que no quería que viajara sola, le pago todo el viaje a mi mamá, ella, se quedó en Madrid y yo seguí mi viaje a Palma de Mallorca con Mariahé, quien fue como mi chaperona y jefa de prensa.

¿Qué traje típico y de gala uso en el Concursos? ¿Quién se los diseñó?
Mi traje típico fue una inspiración de campesina de los andes.
Todo el vestuario utilizado fue comprado por mis padres y por mí.
El traje de gala, fue el mismo que utilicé en el Miss Venezuela.

¿Qué anécdota nos puede contar de ese certamen?
-Fue la primera realización de este concurso.
-Cuando llegue a Madrid inmediatamente, ese mismo día seguimos el vuelo a Palma de Mallorca, cuando llegamos al aeropuerto de Palma de Mallorca, ya estaba lleno de fotógrafos, periodistas y público recibiendo a las misses.
-Mi mamá llego a Palma de Mallorca dos días antes de la final del concurso, ella estaba con una amiga pero nunca la vi.
-A pesar que hubo chicas de todos los continentes, no fue numeroso en participantes.
-Me sorprendió la cantidad de chicas representado a los países europeos, que eran más altas en comparación a nosotras las latinas. Pero lo realmente sorprendente fue que en sus mayorías eran modelos profesionales, cosa que estaba prohibido aquí en Venezuela, que para ser Miss, no podías ser modelo.
-Estas chicas europeas tenían una gran ventajas que sabían caminar, peinarse y maquillase solas, utilizaron hasta pestañas postizas, cosa que yo no hice. Aunque estas candidatas tenían esos conocimientos importantes en un concurso de este tipo, eso no me amilanó en lo absoluto.
Yo con mi escaso conocimiento de pasarela, maquillaje y peluquería trate de defenderme lo mejor posible.
-Miss Ecuador – María Rosa Rodríguez, era una chica preciosa pero baja de estatura, era una modelo que vivía en París, no en Ecuador.
-Miss Portugal – Palmira Ferreira, fue mi compañera de habitación.
-Nos levantaban a las 7 de la mañana con itinerario en mano todos los días y nos acostábamos a altas horas de la noche. Tuvimos muchas actividades y conocimos personas famosas.
-Asignaron una chaperona por cada cuatro misses.
-Las candidatas posamos ante la prensa en traje de baño en la piscina del Hotel “Son Vida”, de Palma de Mallorca a 5º C de temperatura.
-Asistimos a una corrida de toro en honor a las misses, realizada el domingo 10 de febrero, en la Plaza Monumental de Palma de Mallorca, donde tuve el honor que me brindaran un toro y hasta firme autógrafos.
-Las misses fuimos invitadas a conocer la fábrica de perlas Majóricas de Manacor (Baleares), donde se nos dio un collar y una pulsera como obsequio.
-En un día de actividad, se me acerco un caza talento que me hizo oferta para hacer cine, que era enviado de Carlo Ponti productor de cine italiano. Para él, yo reunía las características para un personaje de su nueva película, yo no me creí esa invitación y le dije que no estaba interesada.
-No obtuve clasificación entre el grupo de finalistas. Pero recibí el premio como “Reina de los Fotógrafos”.
-Finalizado el certamen, algunas misses y yo retornamos a Madrid, ahí en esa ciudad fuimos invitadas al famoso Bar Chicote o bar de Perico Chicote, (actualmente Museo Chicote). Esa noche compartimos con el dueño del local Pedro Perico Chicote, estaban presentes los hermanos Girón y la famosa actriz y cantante española Marisol, quien realizó un show.
-El Embajador de Venezuela de ese momento en España, Coronel Regulo Pacheco Vivas, realizó un cóctel en honor a mi persona por tener la jerarquía de Miss Venezuela. Hubo un nutrido grupo de personalidades invitadas donde estuvieron Cesar, Curro Girón y el hermano menor de ellos Rafael.
-Los hermanos Girón nos invitaron a mi madre y a mí, a compartir un día en su hacienda. A los dos días fue Curro al hotel a buscarnos en un carro deportivo Jaguar, que apenas cabía mi mamá atrás. La hacienda quedaba en Torrelodones.

De las candidatas a Miss Venezuela 1962, ¿Con quién mantuvo amistad a lo largo del tiempo?
Con Olguita Antonetti, Miss Anzoátegui y posterior Miss Venezuela, hicimos buena amistad.
El año siguiente nos encontramos nuevamente y compartimos eventos previos a la elección de Miss Venezuela 1963.
Meses después ambas hicimos un curso de preparación para ir a trabajar en Nueva York en la Feria Mundial 1964-1965.
Olga y yo, fuimos seleccionadas con un grupo de 14 chicas todas bilingües y allí trabajamos corto tiempo porque ella, se casó poco después y se fue a vivir a Nueva York, donde su esposo terminaba sus estudios.
Lamentablemente Olguita falleció en un avión de Pan American que se cayó al mar frente a Maiquetía procedente de NYC en diciembre de 1968. Ella venía embarazada y con su niña de 2 ó 3 años. Su esposo se había quedado en NY, ó la esperaba aquí. Realmente eso no lo recuerdo.
Fue muy triste esa muerte. Apenas tendría como 22 o 23 años porque participó de 18 años.
En cuanto a mis otras compañeras muy pocas veces me reuní con ellas y no mantuve amistad con ninguna.

¿Qué recuerdos conserva del Miss Venezuela?
Tengo muy buenos recuerdos porque fue muy bien organizado a pesar de ser el primero que hacía OPPA Publicidad.
Edwin Acosta Rubio e Ignacio Font, estos dos caballeros y el resto del personal fueron muy amables, a todos los cocktails y eventos que nos invitaron se portaron de forma especial y respetuosa con todas nosotras.
A parte que el concurso me sirvió para perder bastante mi timidez y darme cuenta que no tenía tantos defectos como pensaba al contrario me dio mucha seguridad en mi misma para enfrentar muchas cosas a lo largo de mi vida.
Conservo algunos álbumes con fotos y recortes de prensa, otros se los regale a mis hijos.
La banda de Miss Venezuela y una medalla del concurso Miss Naciones Unidas, existe todavía la tiene uno de mis hijos.

¿Qué ha pasado en la vida de Luisa Rondón, después del Miss Venezuela 1962?
En 1963, OPPA, Publicidad se fue organizando mucho mejor. Ese año nos invitaron a las reinas salientes a la presentación a la prensa y a la elección de Miss Venezuela.
Seguí trabajando en Celanese Venezolana.
Como había llegado de los Estados Unidos, solamente graduada de bachiller, mi papá me recordó que debía iniciar estudios universitarios.
A finales de 1963, quedé seleccionada entre un grupo de 25 chicas, luego este grupo se redujo a 14 chicas que debían formarse para representar al país en la Feria Mundial, en Nueva York.
Ya trabajando en la Feria Mundial, conocí al arquitecto venezolano Johnny Pérez-Canto Lazzari, quien era la persona que estuvo a cargo del pabellón de la Corporación Venezolana de Guayana en la inauguración de la Feria. Entre ambos nació una especial amistad que se trasformo en amor.
Sin terminar mí contrato laboral con la Feria Mundial, que era de 5 meses. Me regrese con él, a Venezuela, para formalizar mi noviazgo y organizar la boda.
Nos casamos el 31 de julio de 1964, fijamos residencia en Caracas. De este matrimonio que duró 9 años nacieron mis 3 hijos: Fernando, Diana y luego Juan Carlos Pérez-Canto Rondón.
Hace tres años falleció mi hijo mayor Fernando.
Después de mi segundo embarazo comencé a estudiar la carrera de Letras en la facultad de Humanidades de la UCV, donde me gradué en el año 1978.
Mientras estudiaba trabaje por dos años en la Galería de Arte Nacional.
En el último año de la carrera comencé una relación sentimental con Antonio Pasquali, quien había nacido en Italia pero nacionalizado venezolano. El estudió su carrera de Filosofía en la Universidad Central de Venezuela, donde fue Director de la Escuela de Letras y profesor, hasta su jubilación.
Ese mismo año 78, Antonio Pasquali, fue nombrado para trabajar en la UNESCO, como Sub Director adjunto de Cultura y Comunicaciones. Este nombramiento era para trabajar en Paris, Francia por tal motivo nos fuimos a vivir para ese país desde 1978 al año 1986.
En Paris comencé a estudiar un Diplomado de Historia del Arte y Museología, en la Universidad de la Sorbona.
En 1981, regresamos de vacaciones a Venezuela y decidimos contraer matrimonio el 15 de julio de ese año.
En 1982, nació mi hijo Marco Rafael Pasquali Rondón, el único de este matrimonio.
El tiempo que duré en París, tuve la oportunidad de viajar y conocer los países cercanos a Francia, también algunos países de África del Norte.
Por mi Tesis de Historia del Arte y Museología, hice un trabajo referente a “Los Museos en América Latina”, lo cual me llevó a viaja a Cuba, Argentina, Perú, Ecuador, Colombia y por supuesto Venezuela. Para conocer el sistema de museo en estos países.
Una de mis más grandes satisfacciones fue que en París, en algunos actos culturales realizados por la UNESCO. Tuve la oportunidad de conocer personajes famosos de la literatura mundial, como fueron el escritor argentino Jorge Luis Borges, el cubano Alejo Carpentier,
Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa. Conocer estos personajes fue un honor, después de haber leídos sus obras durante mis estudios.
De regreso al país en 1986, a mi esposo Antonio Pasquali, le asignaron la dirección de la oficina de la UNESCO de Caracas.
En 1988, me divorcie y comencé a trabajar por corto tiempo como Profesora de Museología, una cátedra que se abrió por primera vez en la UCV y también en la Universidad José María Vargas.
En 1989, comencé a trabajar en la Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg), como Directora de Relaciones Publicas y Coordinadora del “Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos”. Esta oportunidad fue maravillosa me dio grandes satisfacciones profesional, realmente estuve muy feliz porque estaba en lo mío, en el área de las letras.
Coordiné los Premios Celarg, algunos escritores ganadores fueron: Arturo Uslar Pietri, Abel Posse, Manuel Mejía Vallejo y Javier Marías.
Trabajé hasta el año 1999, en ese momento decidí retirarme para vivir en Mérida, donde ya tengo 20 años residenciada, pero mi propósito es de volver a Caracas.
Todos mis hijos de casaron y tengo 8 nietos, seis varones y dos niñas.

Esta entrevista me llena de especial alegría porque en febrero de 2012, circulo en algunos medios digitales la noticia de su fallecimiento. ¿Qué sintió cuando leyó esa noticia?
Te diré que yo nunca había visto nada en Internet sobre el Miss Venezuela, pero un día no sé porque lo busco y encuentro muy poca información e inclusive mi nombre cambiado con los apellidos de mi papá y sorpresa… resulta que yo había fallecido en 2012!
En ese momento no sabía si reír o llorar y me preguntaba: ¿Cómo moriría? Porque no lo decía y he seguido intrigada todos estos años pensando en mi resurrección… (Risas)

¿Qué mensaje le podría dar Luisa Rondón; “Miss Venezuela en Miss Naciones Unidas 1963″; al pueblo Venezolano, y a los lectores de la Revista Todo Lo Chic?
Mis apreciados lectores, me atrevo a enviarles este mensaje “Quiero invitarlos a que traten de ser felices, que disfruten cada momento que la vida nos ofrece, que cada paso que demos en nuestro transitar ya sea familiar, laboral este lleno de alegría y amor, este último sentimiento considero que es el que le hace falta a la humanidad para entender que todos los seres vivos somos parte de este mundo”.

Este otro mensaje va dedicado a las chicas que piensan en formar parte de un concurso de belleza, es que sean auténticas, que sean ellas mismas. Sin poses y sin cirugías aunque yo creo que es muy difícil pedirles eso ahora, que se ha puesto tan de moda eso de transformarse.

Para cerrar esta entrevista, deseo expresar con mucha tristeza haber cumplido mis 80 años en pandemia, en dictadura y en soledad porque mis hijos se han tenido que ir casi todos del país. La que está en Venezuela, es mi hija Diana y no he podido verla por no poder viajar a Margarita, por las limitaciones actuales a causas de la pandemia, cuarentena y la salud.

Gracias Tony, y al equipo de trabajo de la Revista Todo lo Chic, por esta oportunidad de reencontrarme con un pasado y una vivencia maravillosa que forma parte de mi vida y de esa generación de venezolanos de 1962-1963.

Por: Tony Hidalgo
Sígueme en Instagram @tonihidalgoa

Translate »