ARTE & CULTURA HISTORIA

Los Pérez tambíen tienen sus blasones. Genealogía del apellido Pérez

Pérez es un apellido patronímico, derivado del nombre Pero o Petrus, extendidísimo por toda España. Este apellido tiene tantas ramas que, por lo general, no tienen la mas mínima relación entre si. El apellido Pérez ya existía en la Edad Media.

Que el nombre Pero abundaba en la Edad Media es harto conocido.

Origen del apellido Pérez, origen mitológico:

Lo que ya no es tanto es de donde viene, cual es su origen. La primera mención que se encuentra de Pero se basa nada menos que en la Mitología y es nombre de mujer, al tratarse de la hija de Meleo y Cloris. Fue muy famosa por su gran belleza.

Realizó su matrimonio con Bianco para lo que este tuvo que aportar como dote los inmensos rebaños de Filaco que consiguió gracias a los conocimientos médicos de su hermano Melampo, que puso como precio de sus servicios los citados rebaños. Pero con toda su belleza, parece ser que llegó a cansar al marido y este la abandono en su pretensión de casarse con una hija de Preto.

Origen del apellido Pérez, más real:

Quizás exista un antecedente entre el nombre de Petrus, y su derivación en Pere o más tarde, Pérez. Se trata de Petrus de Compostela, un clérigo documcntado en Santiago de Compostela a mediados del siglo XII, al que se cita también como Petrus Alvitez, Petrus Hica, autor de varios himnos litúrgicos que se conservan en el Escorial. ¿Pudo llamarse, en realidad, Pere y al ignorar su apellido se le añadió el nomhre del lugar de su nacimiento? ¿Fue este uno de los Pere que degeneró en Pérez?.

Lo cierto es que este apellido, Pérez, se extendió rápidamente por toda la Península, teniendo sus mayores asentamientos en Asturias, Castilla y Andalucía, estableciéndose también en el continente americano donde se le encuentra desde los primeros tiempos de su descubrimiento y conquista.

El apellido Pérez se encuentra entre las huestes de Hernán Cortés, con Pedro de Valdivia con Hernando de Soto, con Francisco Pizarro, etc. Lo que ocurre es que debido a la abundancia de este apellido Pérez, se generalizó la costumbre de añadirle el lugar de nacimiento, o la plaza conquistada y así tenemos, entre otros los del apellido Pérez de Tudela, los Pérez de Villamayor, Pérez de Soria, Pérez de Ariza, Pérez de la Calzada, Pérez de Zamora y otros muchos que harían muy extensa la lista.

Se trata de un linaje que probó repetidas veces la limpieza de su sangre ante las Ordenes Militares Españolas en las que sus miembros deseaban ingresar. Durante siglos, los del apellido Pérez estuvieron presentes en todas las instituciones nobiliarias españolas, unas veces en solicitud de probanza de su limpieza de sangre y otras litigando diversas familias del apellido en defensa cada una de aquellos que entendían sus derechos sobre la otra y así las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada, sobre todo, se encuentran llenas de pleitos en los que interviene el apellido Pérez.

Pero no se vaya a creer por lo común, que el apellido Pérez resulta carente de hidalguía, porque ocurre precisamente todo lo contrario. Si se repasan los Archivos de cientos de Municipios españoles se encontrarían empadronados en ellos a docenas de Pérez con demostración absoluta y sin lugar a dudas de su derecho a ser considerados miembros de familias hidalgas por los cuatro costados. Basta una corta lista de títulos para justificar lo que decimos: En el año 1.689, don Luis Pérez de Valenzuela fue creado Marqués de Campo Real. En 1.720, don Antonio Pérez de Saavedra, Conde la Jarosa. En 1.733, don Juan Manuel Pérez de Tagle, Marqués de las Salinas. En 1.735, don Gaspar Pérez de Alderete, Marqués de Casinas. En 1.761, don Antonio Pérez de Sarrió, Marqués de Peñacerrada. La lista sería muy prolija.

Tomado de Internet

Deja un comentario