VIAJANDO CON ESTILO

Cosas que hacer en la bella Nápoles, llena de arte, historia y cuna de las pizzas !

Entendamos de entrada, que esta ciudad maravillosa, puede ser y es muchas veces, caótica.LLena de encanto y sitios preciosos para unas vacaciones perfectas

Sín lugar a dudas, debes conocer el Castel dell’Ovo, que  está en el islote de Megaride, que fue fortificado con la llegada de los romanos a Nápoles. su entrada es gratis y es una preciosa muestra de la historia napolitana, fué residencia por siempre, de los reyes de la región. En este paseo piedes avisorar  desde su terraza que es singular y maravillosa, vistas inolvidables de Capri, del Vesuvio y de la bellísimas bahía de Napoles.

De ahí debes visitar la chic Cappella Sansevero, diminuta y bella, si eres apasionado del arte, este paseo será emocionate para tí., sus esculturas realistas de marmol  son imperdible para quien disfruta lo artístico.

No puedes visitar la mágica Napoles, sin comer pizzas, en su lugar de origen. En cualquier sitio de la ciudad, puedes comer la magnífica comida italiana, que nació aquí, típico encontrar snacks como por ejemplo pequeños trozos de masa fritos, mini pizzas o calzones. Las pizzas napolitanas son famosas por su delicada masa adornada de gruesos bordes y un queso mozarella, que es espectacular.

El café napolitano, es otra delicia de la ciudad, es muy fuerte, no abuses de él por su amargor , pídelo amargo, o sea azucarado, es un consejo que te doy por lo amrgo de su sabor.

Después de comer y tomar tu divino café te recomendamos un largo paseo  por la Via Caracciolo e Lungomare di Napoli,  caminar por el paseo marítimo es algo relajante que hacer en Nápoles, lleno de restaurancitos y bares donde parar a tomar algo con vistas al mar y a la bahía.

Luego de este gratísimo paseo, nuestra recomendación  es que disfrutes de un bello atardecer a la oriila del mar, no sabes que belleza es poder hacerlo en esta bahía bellísima.

En la  noche,  podrás ver una ópera en uno de los teatros más antiguos y prestigiosos de Europa.El Teatro di San Carlo ha sido escenario de obras de grandes compositores como Rossini o Bellini.Vale la pensa verlo aunque lo tuyo no sea la ópera, así que puedes probar con un tour guiado. Su interior es precioso, con una decoración majestuosa que transporta al pasado.

Al día siguiente, dirígete al claustro de la Basílica de Santa Clara, sitio de paz como pocos en el mundo, y una de las más preciadas joyas de arte napolitanas, construída em 1310,con un convento sobre unos antiguos baños romanos.

Visitar el claustro de Santa Clara es algo imprescindible que hacer en Nápoles para los amantes del arte, contemplaras restos de los frescos de Giotto y al lado hay un museo arqueológico dedicado al antiguo baleneario romano.

Las catacumbas, iluminándote con velas, es algo diferente a todo !…Pasillos subterraneos, escondiendo tesoros impresionantes.

También descubrirás algo más tétrico, la abundancia de cementerios y calaveras en el subsuelo de Nápoles, en el cementerio de la Fontanella se pueden ver centenares de calaveras colocadas en cajas con mensajes. la tradición de que todos los que la visiten deben  adoptar una calaveram para que estes siempre protegido.

Terminado este paseo irreal, dirígete al Museo Nazionale di Capomonte, repleto de geniales obras de arte , es otro sotio que disfrutaran muchísimo los amantes del arte., no debes perderte in paseo por los lindísimos jardines que lo rodean.

Aprovecha de comer todas las posibles especialidades de la divina comida de la región,

Degustar el dulce más típico de la ciudad es algo delicioso que hacer en Nápoles.

La sfogliatella se llama así porque está hecha con muchas capas de hojaldre rellenas. Hay diversas versiones: con ricota, crema pastelera, sémola, mermelada… La versión tradicional napolitana se hace con ricota y la podrás encontrar en cualquier pastelería de la ciudad.

Vete luego a dar un largo paseo  por Via dei Tribunali, la esencia de la ciudad, es totalmente imprescindible que lo hagas siempre que visites la ciudad, en esta calle estrecha y caótica esta lo mñas novedoso de todo Napoles.

Vas a conseguir un montón de sitios para comer y te irás topando con monumentos históricos a lo largo del recorrido.

Tampoco debes dejar de conocer  la Via San Gregorio Armeno, se trata de una calle repleta de tiendas dedicadas a exponer y vender figuras de pesebres navideños. Piezas DE todos los gustos e incluso algunas de coleccionista con muchísimo valor. Hasta  puedes encontrar figuras de personajes famosos, algo así como los caganers en Cataluña.

Al inicio de la calle podrás visitar la preciosa iglesia de San Gregorio Armeno.

Como ves, ¡no te faltará arte en Nápoles!

Seguro que alucinaras con las estaciones de metro local…. las paradas de metro de Nápoles son auténticas obras de arte.

Según The Daily Telegraph, la estación Toledo es la más bonita de toda Europa. ¡Y eso que compite con subsuelos tan artísticos como el de Estocolmo o Moscú!

Debes ver un atardecer desde Posilipo situada al norte de la bahía de Nápoles tiene unas vistas geniales.

Dirígete al Parque de Virgilio, en la punta del cabo Posilipo, al atardecer. Es un punto genial para relajarse con unas vistas tremendas de la bahía de Nápoles y la de Pozzuoli. Para llegar hasta arriba te recomendamos seguir el camino panorámico de Via Petrarca.

Después de descansar la noche, amanece conociendo  la antigua ciudad de Pompeya. Una visita muy recomendada, especialmente si te gusta la historia.

Ese mismo día que visites Pompeya aprovecha para que subas  hasta la cima del volcán Vesubio. Tiene nada más y nada menos que 1281 metros de altura y las vistas desde allí son impresionantes. También impacta ver lo enorme que es el cráter desde cerca.

Si visitas la ciudad en verano aprovecha para acercarse hasta la paradisíaca isla de Capri.

Prepara tiempo para visitar Palazzo Reale, impresiona !La entrada cuesta 6€ pero el primer domingo de mes es gratuito, igual que el resto de monumentos estatales.

La Piazza Plebiscito esconde un gran misterio. Nadie ha conseguido ir desde el Palazzo Reale hasta el otro extremo pasando por enmedio de las dos estatuas ecuestres que hay. Todo esto hay que hacerlo con los ojos cerrados, parece fácil pero no lo es.

 Tener Nápoles a tus pies desde el Castel Sant’Elmo. Este castillo medieval está ubicado en la colina del Vomero, vigilando el resto de la ciudad. En sus orígenes fue una importante torre de observación por su posición estratégica y ahora es sede del Museo Napoli Novecento 1910-1980. Allí podrás ver exposiciones temporales.

En Nápoles no podía faltar otro bonito castillo medieval. El Castel Nuovo no sólo impresiona por fuera, también podrás descubrir su imponente interior. No te pierdas la Capilla Palatina y la Sala dei Baroni.

A sólo 40 minutos del centro de Nápoles puedes visitar un auténtico palacio. El Palacio de Caserta se construyó por orden de Carlos de Borbón y cuenta con unos jardines muy extensos en los que perderte. Su grandeza recuerda a Versalles, y con razón, porque el arquitecto fusionó el palacio francés con el del Escorial. El recinto ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y ha sido escenario de varias películas..

Imposible no hacer una  excursión a Sorrento… y si tu visita es el mes de mayo puedes conocer  una tradición…
El primer sábado de mayo las cápsulas que contienen la sangre de San Jenaro (patrón de Nápoles) se trasladan en procesión desde la Catedral de Nápoles hasta esta iglesia.

Napoles un lugar que no debemos dejar de conocer y disfrutar !