Buenas energías para recibir la Navidad y el Año Nuevo

Buenas energías para recibir la Navidad y el Año Nuevo

“Un planeta mejor, un mundo mejor, un país mejor, una vida mejor para los pueblos, para la familia, para los amigos y para mi”, son los deseos que cada año los venezolanos y en muchos otros lugares del globo terráqueo que piden al Espíritu de la Navidad.

Sacar las malas energías del hogar para recibir las buenas en un día lleno de misticismo, donde quienes realizan los rituales buscan llenarse a sí mismos y a sus seres queridos de la luz del mundo con la convicción de que esta le traerá bendiciones para año que estar por llegar.

Recibir al Espíritu de la Navidad es uno tradición de los países nórdicos que desde hace muchos años fue adoptada por los venezolanos y se ha vuelto un momento de fe, de esperanza y de compartir buenos momentos y deseos con los seres queridos.

Este ritual de recibimiento de esa energía ancestral tiene lugar en muchas culturas y se basa en diversas leyendas que finalmente buscan cerrar un ciclo y comenzar otro lleno de armonía y prosperidad en la noche más larga del año.

Una de las historias que ha trascendido en los años y que hoy es leyenda en todo el planeta cuenta que el Arcángel Uriel vino hace muchos años a este planeta; era alto, delgado, de aspecto juvenil, su piel irradiaba luz de tonalidad rojo dorado, cabellos muy largos de color castaño con matices rojizos y grandes ojos rasgados de color ámbar. Y se instaló en la región Norte, en lo que hoy se conoce como la península escandinava.

Precipitaba objetos fiscos y aleccionaba grandes enseñanzas a través de fábulas. Este gran ser evolucionado, daba regalos de gran valor espiritual que eran energía pura proveniente de la divinidad, los cuales eran usados con gran respeto y amor por los que los recibían.

Según Cony Méendez en su libro “Un tesoro más para ti” el Espíritu de Navidad, esa actitud dadivosa que se despierta en los días de Pascua y que viene de una creación humana que llama a la divinidad, es un ser que depende del pensamiento y el sentimiento de quien en él cree y trae paz y alegría a los hogares. “Se mantiene con el calor y el amor que le brinda la humanidad, con sus pensamientos y deseos”.

Entre los paganos esta festividad se conoce como Yule, vocablo procedente del nórdico Jul, que significa “rueda”, aunque para la tradición caledonia recibe el nombre de Alban Arthan. En los pueblos celtas, tan ligados a los cambios y ritmos de la naturaleza, el Solsticio de Invierno celebraba el nuevo resurgir de la luz y el declive de la oscuridad, y la fiesta se prolongaba durante varios días.

El Solsticio de Invierno, día del Espíritu de la Navidad es el día más corto del año, ocurre cada 21 de diciembre en todo el mundo.

Según National Geographic, durante esta época, el Sol ronda el horizonte en una medida muy superior al resto del año, lo que reduce sus horas e intensidad en gran cantidad. A partir del Solsticio, los días comienzan a crecer, aumentando la incidencia de los rayos tanto en tiempo como en intensidad.

Debido a este fenómeno que ocurre una vez al año, distintas culturas y religiones celebran este día. Pueden tener distintos rituales, o dioses con nombres diversos, lo cierto es que todos buscan lo mismo. El inicio de un nuevo ciclo más próspero que el anterior.

Tradición venezolana

Para nadie es un secreto que los venezolanos son personas de fe, llenas de esperanza y alegría y que nunca desaprovechan un momento para reunirse y compartir un buen rato con su familia y amigos.

En este país existen muchos rituales para recibir al Espíritu, aunque poseen la misma escencia.

En general limpiar la casa el día anterior, de adentro hacia afuera es muy importante, simboliza la salida de las malas energías del hogar. Muchas personas también se realizan baños con sales y esencias, y así prepararse para recibir las buenas energías.

Las velas de diferentes colores también son parte de los rituales venezolanos, donde cada color tiene su significado. El azul simboliza la paz, el amarillo la alegría y felicidad y el rojo el amor.

Los inciensos también son parte de los rituales porque ayudan, según la tradición, a la purificación del hogar Y lo más importante son los deseos que se escriben cada uno por separado, se pide primero por el mundo, luego por el país, por los seres queridos y finalmente por sí mismo, conservándolos para quemar los papeles donde están escritos cuando estos sean cumplidos.

Finalmente se celebra con la familia y los amigos una comida digna de la ocasión.

La llegada del espíritu de la Navidad se espera entre las 10:00 y las 12:00 de la noche del 21 de diciembre, es a esa hora es que los creyentes inician los rituales de peticiones y deseos para el año que se avecina.

Deja un comentario

Translate »